Estrategia digital para el diseño y la fabricación de productos

¿Cuáles son las cinco fases clave para desarrollar una estrategia digital para alcanzar el del ciclo de vida óptimo de tus productos?

Una estrategia una Estrategia Digital es crucial para transformar la forma en que diseñamos, fabricamos y vendemos productos.

Los nuevos modelos de producción y transformación digital, provocan que las empresas dedicadas al diseño y fabricación de productos, deban revisar y analizar la viabilidad el ciclo de vida de sus productos, cada cierto tiempo. Detectar cuál podría ser en un futuro, y tomar decisiones correctas para conseguirlo.

El ciclo de vida tradicional de los productos, consistía en las siguientes fases: concepto, diseño, fabricación, venta y distribuición y uso y retirada.

Actualmente, gracias a las soluciones que nos ofrecen tecnologías cómo el Cloud Computing, el Big Data, la Inteligencia Artificial, o la digitalización de los procesos de fabricación, podemos llegar a ser más competentes y conseguir un desarrollo optimizado de nuestros productos.

¿Quieres conocer las cinco fases para alcanzar el desarrollo optimizado del ciclo de vida de tus productos?

En esta infografía te mostramos cinco competencias básicas que te ayudarán a desarrollar tu propia estrategia, a la hora de fabricar productos mejores, más innovadores, vender más y aumentar sus beneficios.

La combinación perfecta entre el mejor software de diseño y fabricación en la Nube (Vault o la Product Design Collection de Autodesk), junto con la mejor herramienta para la visualización y optimización de procesos de tu empresa con BPM (Business Process Model), junto con el mejor servicio de análisis de datos a lo largo del ciclo de vida de un producto, serán la clave  Optimizar tus procesos e identificar puntos de mejora en el desarrollo de tu producto.

Personalización en masa: la capacidad de ofrecer productos y servicios con un alto nivel de personalización a los clientes.

Colaboración: la capacidad de comunicarse con rapidez, eficiencia y calidad con los clientes, la cadena de suministro y los participantes principales en fases anteriores del proceso de desarrollo.

Fabricación flexible: la capacidad de tomar decisiones de fabricación en la etapa de diseño para aprovechar mejor la combinación de la fabricación aditiva y sustractiva.

Experiencia del cliente: la capacidad de relacionarse con los clientes de una forma adecuada y cada vez más cercana.

Servicios inteligentes: la capacidad de tomar decisiones mejores y con mayor fundamento acerca de la empresa o los productos, siempre en función de los datos recopilados.